El albornoz y la hora del baño

Uno de los mejores momentos del día, es la hora del baño o la ducha, sentir el agua caer en nuestro cuerpo, relajándonos. Por ese motivo después de la ducha lo que queremos es sentir la calidez de un albornoz sobre la piel, un albornoz personalizado ligero, suave al tacto y que a la vez tenga una buena absorción.

Albornoces personalizados

Albornoz personalizado

Además de elegir un albornoz por la calidad de su tejido, es importante su diseño. A todos nos gusta la exclusividad en el vestir, los diseños propios, pensados solo para nosotros, eso nos hace diferentes al resto. Ahora es fácil disfrutar de un albornoz totalmente personalizado.

Algunas ideas para un albornoz personalizado pueden ser bordar unas letras en la espalda o el pecho, añadir un dibujo con tela de fondo acorde con las toallas de baño, ponerle algún tejido o cinta a los puños, y la capucha, bordar alguna frase o logotipo de empresa, etcétera.

Origen del albornoz

La palabra albornoz viene del árabe al-burnus. Las primeras batas de baño tienen su origen en una prenda de lana que utilizaban los pastores bereberes en África del Norte para protegerse del frío. Esa especie de manto fue progresando hasta convertirse en lo que conocemos como albornoz personalizado.

Esos primeros albornoces se utilizaban cuando las clases altas iban a los balnearios, tenían una doble utilidad: proteger del frío y proporcionar privacidad. En la actualidad podemos encontrar de todo tipo de tejidos, modelos, colores y estilos.

Consejos de lavado para albornoces